Trabajamos desde el estudio y en consulta permanente con los clientes.

Elaboramos  un  esquema funcional, estético y técnico acorde a las expectativas y al presupuesto estimado general. Con la aprobación del cliente se da inicio al PROYECTO.  El mismo consta de todas las herramientas gráficas necesarias para materializar la idea.

 

Durante la etapa de obra, nuestro rol es el de representar al propietario en la misma, controlando la fiel ejecución de las tareas y resolviendo los conflictos técnicos.

Además de una dirección técnica, si el cliente así lo requiere, hacemos la gestión y controles que correspondan a los gremios por él contratados y materiales comprados para la obra. El estudio  trabaja como un coordinador general intermediando  entre el cliente y los contratistas, gremios y proveedores de la obra.

Propiedad horizontal: Edificios; complejos de viviendas (“P.H.”)

Vivienda unifamiliar.

Edificios para uso recreativo; educativo; oficinas; comercios; etc.

Trabajamos en C.A.B.A.; GBA Norte; GBA Oeste y en ciudades del interior del país.

Estudiamos qué espacios y/o elementos tienen mayor valor arquitectónico (estructura, funcionalidad, estética, nobleza de los materiales) y de ellos se verifica el estado para proyectar nuevos usos o adecuar a necesidades distintas, optimizando el valor agregado. Esto implica:

Refuncionalización:  Solución a conflictos de espacio.

Ampliación.

Refacción: se estudian las patologías constructivas para darles solución. En ocasiones se reemplazan instalaciones; se restituyen materiales de terminación; etc.

Durante la vida útil de la obra terminada, van surgiendo nuevas necesidades funcionales, estéticas, así como reparaciones producto del uso y el tiempo. A requerimiento del propietario, un profesional del estudio atenderá todas las inquietudes y propondrá las soluciones más adecuadas.

La intervención final del ambiente debe acompañar a la arquitectura y fundamentalmente al bienestar de los usuarios. Trabajamos avocados a orientar a cada cliente en su propio gusto.

Un profesional del estudio acompaña y asesora al cliente en función a las distintas cualidades del inmueble/terreno , en la conveniencia o no de la posible adquisición.

Realizamos análisis de las posibilidades constructivas de parcelas.

Ésto implica el estudio de la normativa vigente  correspondiente a la zona de emplazamiento de la parcela, acompañado de un análisis y flujo de inversión.